¿Cuándo se inició en España la utilización de la energía eléctrica?

Volta había inventado hacia el año 1800 la pila eléctrica, primera vez que se producía electricidad, aunque en corriente continua y en pequeñas cantidades. Los descubrimientos de Oersted y Faraday a principios del Siglo XIX (1820-30), permiten la producción de la  energía eléctrica en cantidades mayores (generador). Las primeras aplicaciones de la electricidad fueron para la iluminación,  pero para conseguir el alumbrado fue  fundamental el desarrollo de la primera bombilla incandescente eléctrica, en 1879, por Thomas Alva Edison.

 

La primera central eléctrica española para suministro a los consumidores se instaló en Barcelona, también en 1879. En 1881 entró en servicio la primera central madrileña, que se utilizó para el alumbrado público, entre otras aplicaciones (telegrafía, motores eléctricos, electrolisis, etc.).

 

En estos momentos, la principal barrera para el desarrollo comercial de la electricidad era que sólo se producía en forma de corriente continua, lo que hacía imposible su transporte a larga distancia. El gran desarrollo del sector comenzó con la aparición de la corriente alterna, pocos años después. En 1909, España contaba con la línea de mayor extensión y longitud de Europa: recorría a 60.000 voltios, 250 kilómetros.

 

La evolución de la industria eléctrica española ha sido, exceptuando los años de la guerra civil, muy destacada, y sigue jugando un papel de primera línea en su desarrollo tecnológico.